11/7/17

La meditación podría ayudar al cerebro a bloquear las distracciones [11-7-17]


La meditación podría ayudar al cerebro a bloquear las distracciones

Un estudio se enfoca en una onda cerebral conocida como ritmo alfa

Una investigación reciente sugiere que la meditación de práctica reflexiva y atenta (mindfulness) puede ayudar a aliviar el dolor y a mejorar la memoria al regular la onda cerebral conocida como ritmo alfa, que "reduce el volumen" de las distracciones.

En un pequeño estudio, los investigadores encontraron que los participantes que meditaban podían modular mejor las ondas cuando se les indicaba a dónde dirigir su atención luego de terminar un curso de ocho semanas, en comparación con un grupo control que no meditó.

"Se ha informado que la meditación de práctica reflexiva y atenta mejora numerosas capacidades mentales, entre ellas la recuperación rápida de los recuerdos", apuntó en un comunicado de prensa del Hospital General de Massachusetts la coautora del estudio Catherine Kerr, del Centro Martinos de Imágenes Biomédicas del General de Massachusetts y del Centro de Investigación Osher de la Facultad de medicina de la Harvard. "Nuestro descubrimiento de que los que meditan con la práctica reflexiva y atenta ajustaron la onda cerebral que filtra las distracciones más rápidamente podría explicar su capacidad superior de recordar e incorporar nuevos datos rápidamente".

El ritmo alfa tiene que ver con las células que procesan los sentidos como el tacto, la vista y el oído en la corteza del cerebro. Ayuda al cerebro a ignorar las distracciones, lo que ayuda a la persona a enfocarse cuando suceden muchas cosas al mismo tiempo, apuntaron los autores del estudio.

Los hallazgos "podrían explicar informes de que la meditación de práctica reflexiva y atenta reduce la percepción del dolor", añadió Kerr. "Una mejor capacidad para aumentar o reducir el ritmo alfa podría dar a los practicantes mayor capacidad para regular la sensación de dolor".

La nueva investigación podría también ayudar a explicar cómo la meditación podría afectar la función básica del cerebro, apuntó la coautora del estudio Stephanie Jones, del Centro Martinos.

"Dado lo que sabemos sobre cómo las ondas alfa surgen de las corrientes eléctricas en las células sensoriales corticales, estos datos sugieren que los que meditan con la práctica reflexiva y atenta pueden usar la mente para mejorar la regulación de las corrientes en células corticales específicas. Las implicaciones se extienden mucho más allá de la meditación y nos dan claves sobre posibles formas de ayudar a la gente a regular mejor un ritmo cerebral que no está regulado en el trastorno por déficit de atención con hiperactividad y otras afecciones", aseguró en el comunicado de prensa.

El estudio aparece en línea el 21 de abril como adelanto de la publicación en la revista Brain Research Bulletin.

8/7/17

Cómo evitar contagio de enfermedades invernales [8-7-17]

 
Cómo evitar contagio de enfermedades invernales

Estamos comenzando el clásico aumento de las enfermedades de invierno: resfrío común, faringitis, amigdalitis, otitis, sinusitis, laringitis, síndromes bronquiales obstructivos y las temidas neumonías, son algunos de los problemas más comunes de esta época del año.

Según el Ministerio de Salud, durante este periodo del año, en la atención primaria de emergencia, ya se registra un 43% de las consultas por complicaciones propias del invierno. Esto porque el invierno es propicio para que muchas infecciones respiratorias nos afecten, explica Claudio Muñoz, académico de la Facultad de Enfermería de la U. Andrés Bello y experto en emergencias.

El enfermero agrega que muchas de estas enfermedades son comunes, incluso, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un niño normalmente puede llegar a tener seis a siete resfríos en un año. Para evitar estos peak de las enfermedades invernales es vital la prevención, advierte Claudio Muñoz.

Para prevenir el contagio de estas enfermedades, Claudio Muñoz, detalla algunas medidas generales que nos sirven para casi todas las patologías mencionadas:

* Si usted estás enfermo, tosa o estornude tapándose la boca con pañuelos desechables y elimínelos inmediatamente. Si no tiene pañuelo hágalo con el antebrazo, nunca con las manos. Si ya tiene declara una enfermedad respiratoria, ocupe mascarilla desechable, así evitará contagiar a otras personas.

  • Lávese las manos periódicamente con agua y jabón con abundante espuma por un periodo de tiempo de más de 20 segundos. Si no puede lavarse, utilice alcohol gel, con la precaución que después de un par de uso se lavará las manos.
  • Evite el contacto con personas enfermas de resfrío, gripe u otras enfermedades respiratorias.
  • Si en su hogar hay un enfermo o necesariamente está en contacto con uno de ellos, lávese bien sus manos después del contacto con éste. Además, ventile muy bien las habitaciones diariamente.
  • Evite estar o concurrir a ambientes con humo de cigarrillo o de gran contaminación ambiental.
  • Si va a calefaccionar las habitaciones, utilice preferentemente estufas eléctricas o de gas.
  • Para el uso de estufas a parafina, se recomienda cambiar las mechas de cada invierno y cuando las esté utilizando encienda y apague siempre en el exterior.
  • Evite el exceso de humedad dentro del domicilio, para ello tape las filtraciones del techo, paredes, puertas y ventanas. Además, de evitar hervir teteras encima de las estufas.

1/7/17

Descubren por qué la luz nos mantiene despiertos



Descubren por qué la luz nos mantiene despiertos

La luz y la oscuridad afectan a nuestro ciclo de sueño pero, ¿cómo nos afecta exactamente?


muyinteresante.es

Ya sabemos que la luz y la oscuridad influyen en nuestro ritmo circadiano, pero de qué manera exactamente impacta en nuestro ciclo de sueño-vigilia, no está tan claro. Ahora, una nueva investigación parece haber encontrado parte de la respuesta.

¿Por qué nos despierta la luz?

Un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de California en Pasadena (EE. UU.) se dispuso a examinar el efecto de la luz en el sueño. Teniendo en cuenta que anteriormente habían identificado los fotorreceptores en el ojo que se requieren para el efecto directo de la luz en la vigilia y el sueño, los expertos quisieron dar un paso más y ver cómo el cerebro utiliza esta información visual de cara al sueño.

Para ello, optaron por analizar al pez cebra, que posee un patrón de sueño/vigilia similar al de los seres humanos y cuyo cuerpo es transparente, permitiendo a los investigadores tomar imágenes de sus neuronas de forma no invasiva.

Varios ejemplares de pez cebra fueron modificados genéticamente para expresar cierta proteína, llamada Procineticina 2 (PROK2), en exceso. Esta sobreexpresión de la proteína provocó que los peces fueran más propensos a conciliar el sueño durante el día y a despertar por la noche, en comparación con los ejemplares de peces cebra no modificados.

Curiosamente, esto no parecía depender del ritmo circadiano regular del pez, sino que el efecto estaba influenciado exclusivamente por si las luces estaban encendidas o apagadas a su alrededor.

Los resultados de los experimentos indican que Prok2 puede inhibir el efecto de despertar que normalmente tiene la luz, así como el efecto inductor del sueño por parte de la oscuridad.

En este efecto de sueño provocado por la luz, los investigadores también descubrieron que los niveles altos de PROK2 también aumentaron los niveles de galanina, un neuropéptido encontrado en el hipotálamo anterior del cerebro (que desempeña un papel clave en la regulación del sueño).

¿Tendrá este mismo efecto en los seres humanos? Próximas investigaciones esperan responder a esta pregunta. Pero si fuese así, podríamos contar en el futuro con nuevos fármacos para controlar tanto el sueño como el despertar.

"Los resultados de nuestro estudio sugieren que los niveles de Prok2 juegan un papel crítico en establecer el equilibrio correcto entre el sueño y la vigilia durante el día y la noche. Aunque los animales diurnos como el pez cebra pasan la mayor parte de su tiempo dormidos por la noche y despiertos durante el día, también toman siestas durante el día y ocasionalmente se despiertan por la noche, similar a muchos humanos", aclara David Prober, líder del trabajo

14/6/17

La falta de sueño podría cuadruplicar el riesgo de resfriados, según un estudio [14-6-17]


La falta de sueño podría cuadruplicar el riesgo de resfriados, según un estudio

Menos de seis horas por noche se vinculan con una tasa más alta de enfermedad, advierten unos investigadores

Cuando uno está cansado por falta de sueño, de verdad es más propenso a contraer un resfriado, encuentra un estudio reciente.

Los investigadores expusieron a 164 adultos a un virus del resfriado, y encontraron que las personas más descansadas eran más propensas a resistirse a la infección.

Los que dormían menos de seis horas por noche tenían más de cuatro veces más probabilidades de contraer un resfriado que los que dormían más de siete horas.

"El rol que el sueño tiene en el sistema inmunitario está bien establecido, aunque no se comprende del todo", dijo el autor líder del estudio, Aric Prather, profesor asistente de psiquiatría de la Universidad de California, en San Francisco.

El estudio no prueba que la falta de sueño en realidad provoque que se contraiga un resfriado. Pero amplía investigaciones anteriores que han vinculado unos malos hábitos de sueño con un sistema inmunitario debilitado, y potencialmente un riesgo más alto de contraer varias enfermedades crónicas.

Prather anotó que investigaciones con animales y pacientes han mostrado que "cuando una persona por lo demás sana es privada (temporalmente) del sueño durante toda una noche, observamos unos cambios bastante robustos en cosas como el tipo de células inmunitarias que circulan en la sangre y qué tipos de mensajeros químicos son liberados por las células que ayudan en la comunicación del sistema inmunitario".

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. han expresado inquietud por la "epidemia" de falta de sueño, anotaron los autores del estudio. También apuntan a una encuesta reciente de la National Sleep Foundation que indica que, en promedio, el 20 por ciento de los estadounidenses duermen menos de seis horas al día.

Los participantes del estudio eran residentes sanos de Pittsburgh de 18 a 55 años de edad. Todos participaron en un proceso de evaluación de la salud de dos meses de duración entre 2007 y 2011.

En la semana antes de su exposición al virus del resfriado, los investigadores monitorizaron los patrones de sueño usuales de los participantes. Después, los pusieron a todos en cuarentena en un hotel durante cinco días, y se les administraron gotas nasales que contenían un virus del resfriado.

El resultado: El riesgo de resfriado era 4.2 veces mayor en los que dormían menos de seis horas por noche, y 4.5 veces mayor en los que dormían cinco horas o menos por noche, al compararlos con los que dormían más de siete horas por noche.

Los hallazgos se sostuvieron incluso tras tomar en cuenta factores como la época del año, el estatus de peso y obesidad, los ingresos, los antecedentes educativos, los niveles de estrés declarados por los mismos participantes, el estatus de tabaquismo, las rutinas de ejercicio y los hábitos de consumo de alcohol, señalaron los investigadores.

Añadieron que sus hallazgos, publicados en la edición de septiembre de la revista Sleep, se basan en una ciencia firme, dado que siguieron los patrones de sueño existentes, en lugar de una privación artificial de sueño.

Mary Carskadon, profesora de psiquiatría y conducta humana de la Facultad de Medicina Alpert de la Universidad de Brown en Providence, Rhode Island, expresó poca sorpresa sobre los hallazgos.

"Es un estudio que confirma a otros estudios que han estado llevando nuestras ideas en esa dirección", dijo. "La falta de sueño se ha vinculado con un riesgo más alto de cáncer y otras afecciones más crónicas, y una falta de sueño constante se ha asociado con claridad a una mayor probabilidad de enfermedad".

Pero ningún estudio hasta la fecha "ha abordado el mecanismo subyacente", dijo Carskadon, que también investiga sobre el sueño en el Hospital E.P. Bradley en East Providence, Rhode Island.

"Entonces, aunque sabemos que un buen sueño es parte de un estilo de vida saludable, no sabemos si en realidad resulta protector", añadió. "En otras palabras, ¿es dormir más tiempo un factor protector o dormir poco simplemente expone vulnerabilidades? Es como el huevo y la gallina, y aún no podemos responderlo".

9/6/17

El yoga podría combatir los síntomas de la fibromialgia [9-6-17]


El yoga podría combatir los síntomas de la fibromialgia

Investigadores señalan que los participantes del estudio reportaron menos dolor, fatiga y ansiedad tras ocho semanas

El yoga que incluye estiramientos suaves y meditación podría ayudar a aliviar los síntomas de fibromialgia, encuentra un pequeño estudio.

25 mujeres diagnosticadas con fibromialgia, un síndrome de dolor crónico, se inscribieron en una clase de yoga de dos horas que se reunía una vez por semana, durante ocho semanas. Otro grupo de 28 mujeres diagnosticadas con la afección se asignó a una lista de espera, y se les pidió que continuaran con su rutina normal para gestionar la fibromialgia.

Tras ocho semanas, el grupo de yoga reportó mejoras en los aspectos tanto físicos como fisiológicos de la fibromialgia, lo que incluyó una reducción en el dolor, la fatiga, la sensibilidad y la ansiedad, así como un mejor sueño y estado de ánimo.

“Cuando comenzamos, las mujeres estaban un poco asustadas, pero una vez entraron en el ritmo lo encontraron muy útil”, aseguró el autor líder del estudio James Carson, psicólogo clínico y especialista en dolor de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón, en Portland. “Volvieron tras la primera semana y reportaron menos dolor, un mejor sueño y un sentimiento de ánimo por primera vez en años. Ese tipo de cambio continuó acumulándose durante el transcurso del programa”.

Al final del estudio, alrededor del 4.5 por ciento del grupo de yoga reportó estar “muchísimo mejor”, 9.1 por ciento dijo que estaba “mucho mejor”, 77 por ciento estaba “un poco mejor”, y 4.5 por ciento no reportó ningún cambio. En comparación, nadie del grupo de control reportó estar “muchísimo mejor” ni “mucho mejor”, 19.2 por ciento reportó estar “un poco mejor”, y 38.5 por ciento no reportó ningún cambio.

Las puntuaciones promedio de dolor se redujeron de cinco a cuatro en una escala de diez, aunque no hubo mejora en la puntuación general de “dolor por sensibilidad”.

El estudio fue limitado por la pequeñez de la muestra, la ausencia de seguimiento y una dependencia excesiva en datos reportados por las mismas participantes, anotaron los investigadores.

El estudio, que fue publicado en Internet el 14 de octubre, aparece en la edición impresa de noviembre de la revista Pain.

No existe cura para la fibromialgia, que se caracteriza por sensibilidad en puntos múltiples, fatiga, insomnio, ansiedad, depresión, y problemas con la memoria y la concentración. Entre once y quince millones de estadounidenses sufren de la debilitante afección, y entre 80 y 90 por ciento son mujeres, según la información de respaldo del artículo.

La fibromialgia puede ser muy difícil de tratar, y muchos pacientes informan sobre poco alivio con los medicamentos, señaló el Dr. Bruce Solitar, profesor clínico asociado de medicina en la división de reumatología del Centro Médico Langone de la NYU en la ciudad de Nueva York.

Solitar afirmó que probablemente valga la pena probar con el yoga. Pero anotó que las pacientes del estudio estaban en una clase de yoga especialmente personalizada para sus necesidades, y que tal vez las clases en un local de yoga serían demasiado intensas.

Las sesiones de yoga evaluadas en el estudio incluían 40 minutos de estiramientos suaves y posturas, 25 minutos de meditación, diez minutos de técnicas de respiración, una lección de 20 minutos sobre cómo aplicar los principios del yoga a la vida diaria y a la gestión de la fibromialgia, y 25 minutos de discusión en grupo. También se exhortó a las participantes a practicar en casa con un DVD la mayoría de días.

Aunque no se sabe qué tanto del efecto positivo mostrado en el estudio es un efecto “placebo” de hacer algo que da una sensación de empoderamiento en lugar de algo especial del yoga y la meditación en sí, si las personas se sienten mejor tal vez eso no tenga importancia, comentó Solitar.

“Muchos pacientes reportan que no hay muchas cosas que les ayuden, así que cualquier cosa positiva es algo bueno”, aseguró Solitar.

En el estudio, las mujeres practicaron yoga de la conciencia, un tipo de yoga desarrollado por Carson, profesor de yoga y meditación, y su esposa y coautora del estudio Kimberly Carson. Carson fue el profesor de la clase. (Carson no reportó consideraciones financieras que causaran un conflicto de interés).

El yoga de la conciencia se basa en la escuela de yoga Kripalu, dijo Carson, que enfatiza las “dimensiones internas” del yoga, tales como la aceptación del dolor y estar dispuesto a aprender del dolor y las circunstancias estresantes, estar mentalmente “presente en el momento”, y aprender a distinguir entre eventos reales y la tendencia de la mente a convertir el dolor en una “catástrofe”, o sea a pensar que es el peor dolor posible cuando en realidad se puede manejar, explicó.

Investigaciones anteriores mostraron que el yoga de la conciencia mejoraba el dolor, la fatiga, el sueño y el estado de ánimo en mujeres que tenían cáncer de mama, dijo Carson.

No se sabe qué aspectos del yoga de la conciencia son los más beneficiosos, pero Carson cree que el ejercicio, la meditación y los aspectos sociales contribuyen.

“La combinación tiene un efecto sinérgico”, aseguró Carson. “Nuestra mente y nuestro cuerpo están muy conectados, pero con frecuencia no lo sabemos. Las técnicas como el yoga realmente refuerzan esa conexión, y hacen que tengamos mucho más conciencia del hecho de que nuestros pensamientos y sentimientos afectan a nuestro cuerpo, y que nuestro cuerpo afecta la manera en que pensamos y sentimos”.

Si sufre de fibromialgia y busca una clase de Yoga, Carson recomendó buscar una clase que se anuncie como “suave” y asegurarse de que el profesor sepa que usted tiene dificultades físicas para que modifique las posturas.

Dado que muchas clases de yoga no incorporan meditación, Carson también recomienda buscar una clase de meditación, que enseña ejercicios de respiración para reducir el estrés y manejar el dolor.

Un estudio publicado en agosto en la New England Journal of Medicine encontró que el tai chi podría también ayudar a aliviar a los pacientes de fibromialgia. Al igual que el yoga, el tai chi es un ejercicio de cuerpo y mente que enfatiza movimientos lentos y suaves para desarrollar fuerza y flexibilidad, así como respiración profunda y relajación, para que el qi o energía vital fluya por el cuerpo.

4/6/17

¿Tiene la esperanza un lado oscuro? [4-6-17]

 
¿Tiene la esperanza un lado oscuro?

Algunos consideran que el anhelo por curarse de una enfermedad crónica es contraproducente


Imagínese que sufre de una enfermedad crónica que le plantea un desafío todos los días. Sufre de dolores, moverse le es difícil, y a veces padece sorprendentes bajones de energía. Toma montones de pastillas para obtener alivio y se somete a incontables procedimientos médicos para impedir que la enfermedad avance.

La enfermedad podría ser física, como diabetes, síndrome de fatiga crónica o artritis. Podría ser emocional o psicológica, como ansiedad o depresión.

De cualquier forma, ¿podría ser su vida mejor si dejara de tener la esperanza de curar su afección y simplemente aceptara las cosas tal cual son?

“A veces, saber que la adversidad a la que se enfrenta es permanente hace que encararla sea más fácil”, aseguró el Dr. Peter A. Ubel, profesor de medicina y psicología de la Universidad de Michigan, y director del Centro de ciencias conductuales y de la decisión en medicina de la universidad.

Ubel fue coautor de un estudio que encontró que la gente que se había sometido a una colostomía (una cirugía que crea una apertura en el abdomen para que las heces salgan del cuerpo) pero podían revertir el procedimiento en el futuro no experimentaron una mejora en la satisfacción vital con el tiempo. Pero las personas que se sometieron a colostomías irreversibles refirieron una mejora en la satisfacción con su calidad de vida.

Sin embargo, esta no es una conclusión que se pueda adoptar universalmente. La Dra. Ann Berger, jefa de atención del dolor y paliativa del Centro Clínico de los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. de Bethesda, Maryland, señaló que considera que el hallazgo del estudio sobre la colostomía apenas toca la superficie de lo que un paciente necesita vivir para experimentar sanación de una enfermedad crónica.

“La aceptación es apenas una parte muy pequeña para, al final, desarrollar una sensación de totalidad en la curación de una enfermedad crónica”, aseguró Berger.

En el estudio participaron 71 pacientes de colostomía, lo que incluía a 30 personas con procedimientos permanentes y 41 con procedimientos reversibles. A todas se les preguntó sobre su calidad de vida una semana después del alta hospitalaria, y de nuevo al mes y a los seis meses.

Aunque ambos grupos de personas tenían la misma discapacidad, las que sabían que su afección era permanente se adaptaron mejor a la situación con el tiempo, encontró Ubel.

Considera que es probable que un par de factores tengan algo que ver con esto. En primer lugar, las personas que tienen la esperanza de una cura que nunca llega podrían frustrarse con el tiempo cuando su situación no mejora.

“La felicidad no solo se trata de las circunstancias, sino también de cómo las circunstancias se comparan con las experiencias”, planteó Ubel. “Si alguien continúa teniendo esperanzas de que las cosas mejorarán, se sentirá más frustrado”.

Ubel también explicó que las personas que se aferran a sus esperanzas experimentan mucho “Weltschmerz”, una expresión alemana que se refiere al dolor que la gente siente al comparar la vida real con lo que la vida debería ser.

“Si espero algo mejor, continuamente comparo mi suerte actual con lo que debería ser, y el contraste duele”, aseguró Ubel. “Las personas que sufren de una afección temporal se plantean por qué tienen que vivir con ella. Desean mejorar. Las personas que sufren de una afección permanente piensan que las cosas no son perfectas, pero es lo que les ha tocado”.

Por otro lado, Berger piensa que la gente debe tomarse los hallazgos de los pacientes de colostomía “con un grano de sal”, en parte porque los resultados provienen de un pequeño grupo de participantes en el estudio.

Pero además, toda una variedad de factores vitales pueden afectar la forma en que las personas afrontan la enfermedad crónica, entre ellos su estado psicológico antes de la enfermedad, sus redes sociales y sistemas de respaldo, y su sentido de la espiritualidad, señaló Berger. Ninguno de estos factores se consideró en el estudio.

“Mucho de esto tiene que ver con el sentido de las personas de que tienen un lugar en el mundo. De que están seguras y alguien les cuida. De tener planes y expectativas para la vida. De tener control sobre las circunstancia vitales. De lograr algún tipo de paz interna firme”, planteó. “Hay cosas que suceden en la psique que ayudan en el proceso de sanación”.

Si las personas cuentan con respaldo y un sentido de la espiritualidad, tal vez no se curen, pero sí se sanen, afirmó. “Hay que considerar la curación versus la sanación”, dijo Berger. “La curación es curarse de una enfermedad. La sanación es un sentimiento de totalidad de un individuo”.

Y la idea de “renunciar a la esperanza” es fallida, subrayó.

“No creo que necesariamente se renuncie a la esperanza”, dijo Berger. “Cuando uno está crónicamente enfermo, podría tener esperanzas de otras cosas. La esperanza simplemente cambia, de forma que en lugar de esperar una curación, se espera poder ir a la boda de alguien, o ver el atardecer mañana. La esperanza no es para una curación, sino otras cosas. No se trata de perder la esperanza. Es algo muy distinto, y así se puede sentir la sanación”.

2/6/17

Los videojuegos se vinculan con la agresividad, según un grupo de psicólogos [2-6-17]


Los videojuegos se vinculan con la agresividad, según un grupo de psicólogos

Pero el vínculo con la violencia real no está claro, y otros factores quizá influyan, señala un grupo de trabajo de la APA


Hay un vínculo entre los videojuegos violentos y unos niveles más altos de agresividad en los jugadores, según un informe reciente de un importante grupo de psicólogos.

Pero no hay suficiente evidencia para probar que jugar videojuegos violentos aumente el riesgo de conductas o violencia criminales, señaló el Grupo de Trabajo sobre los Medios de Comunicación Violentos de la Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association, APA).

Los miembros del grupo de trabajo revisaron estudios publicados entre 2005 y 2013.

"La investigación demuestra una relación constante entre el uso de videojuegos violentos y aumentos en la conducta agresiva, [los pensamientos y emociones] agresivos y reducciones en la conducta prosocial, la empatía y la sensibilidad a la agresividad", según el informe.

En un comunicado de prensa de la APA, Mark Appelbaum, presidente del grupo de trabajo, señaló que "los científicos han investigado los videojuegos violentos durante más de dos décadas, pero hasta la fecha hay investigaciones muy limitadas que aborden si los videojuegos violentos hacen que las personas cometan actos de violencia criminal".

"Pero el vínculo entre la violencia en los videojuegos y una mayor agresividad en los jugadores es uno de los más estudiados y mejor establecidos en el campo", añadió.

Aún así, los resultados de los estudios han sido contradictorios. A principios de 2014, un estudio de 3,000 niños de unos investigadores de la Universidad Estatal de Iowa encontró que la exposición frecuente a los videojuegos violentos parecía aumentar las probabilidades de conducta agresiva en niños y adolescentes.

Pero otro estudio de 2014, de la Universidad de Stetson en Florida, encontró que entre 1996 y 2011 las tasas de violencia entre los jóvenes de Estados Unidos se redujeron, aunque los videojuegos se hicieron más violentos con el tiempo.

Las preocupaciones sobre una conexión entre el uso de videojuegos y la violencia aumentaron de forma marcada en 2012 después de que Adam Lanza disparara y matara a 20 niños y a 6 maestros de la Escuela Primaria Sandy Hook, en Connecticut. Lanza estaba obsesionado con los videojuegos violentos, y tras la masacre algunos miembros del Congreso hicieron un llamado a que se les impusieran restricciones.

Pero el nuevo informe del panel de la APA concluyó que es prematuro culpar solo a los videojuegos por cualquier aumento en la tendencia a la violencia de un jugador.

"Ningún factor único conduce de forma constante a una persona a actuar de forma agresiva o violenta", escribió el grupo de trabajo. "En lugar de ello, lo que conduce a una conducta agresiva o violenta es la acumulación de factores de riesgo. La investigación que se revisó demuestra que el uso de videojuegos violentos es uno de esos factores de riesgo".

La Asociación de Software de Entretenimiento (Entertainment Software Association), un grupo que representa al sector de los videojuegos, criticó los hallazgos.

"Muchos profesionales médicos, investigadores y juzgados descreditan la tesis fundamental de su argumento", dijo el grupo en una declaración, según reportes de CBS News. "Al descartar investigaciones similarmente defectuosas, la Corte Suprema de EE. UU. dictaminó específicamente que 'los estudios psicológicos que pretenden mostrar una conexión entre la exposición a los videojuegos violentos y efectos nocivos en los niños no prueban que esa exposición provoque que los menores de edad actúen de forma agresiva'. No podríamos haberlo dicho mejor".

Pero, basándose en el nuevo informe, la APA solicita a los fabricantes de videojuegos que diseñen productos que ofrezcan a los padres un mejor control sobre el grado de violencia en los juegos, y que diseñen juegos que se correspondan con la edad y el desarrollo mental de los jugadores. La APA también pidió más investigación para saber más sobre los efectos de los videojuegos violentos.

Por ejemplo, hay una carencia de conocimiento sobre si los videojuegos tienen efectos distintos en las chicas y en los chicos, sobre cómo esos juegos afectan a niños menores de 10 años, y sobre cómo los juegos afectan al desarrollo de los niños.

"Sabemos que la conducta agresiva tiene varios factores de riesgo", dijo Appelbaum. "Lo que los investigadores deben hacer ahora es llevar a cabo estudios que observen los efectos de jugar videojuegos en las personas en riesgo de agresividad o violencia debido a una combinación de factores de riesgo. Por ejemplo, ¿cómo interactúan la depresión o la delincuencia con el uso de videojuegos violentos?".

"Aunque hay cierta variación entre los estudios individuales, ha emergido un patrón general firme y constante de muchos años de investigación que provee confianza en nuestras conclusiones generales", afirmó Appelbaum.

"Y como en la mayoría de áreas de la ciencia, el panorama presentado por esta investigación es más complejo de lo que usualmente se incluye en la cobertura noticiosa y otras informaciones preparadas para el público en general", concluyó.

21/5/17

¿A quién consultar cuando algo duele? [21-5-17]


¿A quién consultar cuando algo duele?

Conoce la tarea de los diferentes especialistas que pueden tratar diversas enfermedades.


Conocer las diferencias entre los médicos especialistas y los técnicos auxiliares es prioritario, pues con base en esta información podrás decidir acertadamente con quién debes acudir en caso de que necesites una revisión o estudio médico específico.

“Los médicos especialistas estudian medicina y, posteriormente, tienen un entrenamiento por varios años, según la especialidad que deciden estudiar”, señala el pediatra Rodolfo Treviño Pérez.

Su formación está basada en un conocimiento sólido más estructurado producto de la especialización, como su nombre lo indica, pero esto no demerita los conocimientos, ni muchos menos la labor de los técnicos.

“Los técnicos son auxiliares y su desempeño es sumamente importante en los servicios de salud”, precisa.

Sin embargo, ellos no deben decidir sobre tratamientos médicos porque no tienen el entrenamiento ni el juicio para tomar decisiones terapéuticas como los médicos especialistas, indica el también especialista en terapia intensiva.

Para que no te confundas, conviene que sepas las funciones que desempeñan los médicos especialistas y los técnicos.

Cuál es su labor

Algunos ejemplos de las diferencias entre las funciones que realizan médicos especialistas y técnicos son:

-Podiatra. Médico responsable del examen, diagnóstico, prevención, tratamiento y cuidado de las condiciones y funciones del pie, mediante procedimientos quirúrgicos, prescripción de dispositivos o aparatos correctivos.

-Podólogo. Atiende enfermedades y alteraciones de los pies que no requieren intervención médica.

-Patólogo.
Médico que examina órganos y tejidos, y realiza exámenes de laboratorio. Ayuda a otros médicos a realizar diagnósticos en cuestión de patología clínica y anatómica.

-Laboratorista clínico.
Técnico capacitado en obtener, procesar, analizar y reportar diferentes tipos de muestras biológicas, para detectar alteraciones patológicas.

-Radiólogo. Especialista médico encargado de generar imágenes del interior del cuerpo mediante diferentes campos magnéticos y de utilizar dichas imágenes para el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades.

-Técnico radiólogo. Colaborador del médico-radiólogo que auxilia en la obtención de radiografías y labores específicas de la radiología y la radioterapia. Imparte indicaciones a los pacientes con referencia a la correcta posición para la obtención de radiografías, así como tomografías computadas, ultrasonido o equipos radiográficos.

-Otorrinolaringólogo. Encargado de la prevención, diagnóstico y tratamiento, tanto médico como quirúrgico, de las enfermedades de oído, boca, nariz, senos paranasales, faringe, laringe y estructuras próximas de la cara y el cuello.

-Audiólogo. Encargado de la rehabilitación de discapacidades auditivas mediante la adaptación de audioprótesis.

-Oftalmólogo. También conocido como oculista, atiende los problemas del globo ocular, la musculatura ocular, sistema lagrimal y párpados.

-Optometrista.
Profesional capacitado para diagnosticar, prescribir, tratar y canalizar al especialista más adecuado aquellas condiciones que afecten el sistema visual. También se encarga de la adaptación de todo tipo de anteojos y lentes de contacto.

-Ginecólogo obstetra. Especialista médico y quirúrgico que trata las enfermedades del sistema reproductor femenino (útero, vagina y ovarios) y atiende la salud de las mujeres durante el embarazo y el parto.

-Urgenciólogo. Médico de urgencias entrenado para atender lesiones o enfermedades que amenazan la vida de un paciente y cuya asistencia no puede ser demorada.

-Paramédico. Técnico en atención de emergencias médicas que responde y atiende urgencias en el ambiente o a nivel prehospitalario. Provee cuidados en la escena y mientras transporta al paciente al centro médico para un tratamiento definitivo.
 

16/5/17

¿Somos pacíficos por naturaleza? [16-5-17]

 
¿Somos pacíficos por naturaleza?

Es una opinión muy extendida la de que la historia de la humanidad no ha sido nada más que una larga sucesión de guerras y masacres. En los manuales escolares las batallas sangrientas y las luchas por el poder tienen un desmesurado protagonismo.

Incluso algunas series didácticas de dibujos animados, como la saga del guionista francés Albert Barillé Érase una vez… el hombre, enseñan a los niños que a lo largo de los milenios ha habido una pugna constante entre dos categorías muy bien definidas de personas: los buenos y los malos, y que estos últimos han predominado. Esta visión tan pesimista del pasado ha ido calando entre los historiadores debido al peso que han tenido en el mundo intelectual corrientes de pensamiento como el marxismo y el darwinismo social.

La doctrina filosófica marxista propone que la historia ha estado dominada desde sus inicios por un sempiterno enfrentamiento entre opresores y oprimidos, la llamada lucha de clases.

Por su parte, el darwinismo social ha planteado que la existencia de todos los seres vivos se reduce a una perenne lucha por la supervivencia entre fuertes y débiles, con los primeros destinados a dominar el mundo y los segundos condenados a desaparecer de la faz de la Tierra. A esta visión maniquea de las cosas han contribuido notablemente la mayoría de las religiones, cuyos difusores han defendido que el universo es el resultado de una constante y doble lucha –una terrenal y otra sobrenatural– entre el bien y el mal.

Sin embargo, en las últimas décadas cada vez más especialistas han empezado a cuestionar seriamente estos viejos prejuicios y han contribuido así al nacimiento de una innovadora tendencia historiográfica: la historia de la paz. Los cronistas de la paz no niegan que a lo largo de los siglos haya existido violencia, ni dejan de reconocer que el ser humano es conflictivo por naturaleza.

No obstante, para los investigadores de esta corriente, solo una mínima parte de los conflictos que surgen entre las personas desemboca en hechos violentos. La mayoría de las divergencias, dicen, se solucionan mediante algún tipo de compromiso o negociación. Para ellos, la actividad fundamental del ser humano no es la guerra, sino la mediación.

14/5/17

¿Las personas transmiten la felicidad por el olor? [14-5-17]


¿Las personas transmiten la felicidad por el olor?

Un experimento de laboratorio con 'muestras de olores' sugiere que los humanos captan las emociones positivas de los demás a través del sudor


Por lo que se refiere a las emociones, la felicidad normalmente está a plena vista: se ve en una amplia sonrisa, se escucha en una risa estridente, se siente en un gran abrazo.

Pero una nueva investigación sugiere que podría haber un modo menos obvio de captar las emociones positivas de otra persona: el olor.

Según un equipo de investigadores europeos, la felicidad podría generar sustancias que aparecen en el sudor, y esa señal a través del sudor la huelen las personas que se encuentran cerca.

Los experimentos también sugieren que no solamente respiramos las emociones alegres de los demás, sino que al hacerlo en realidad nos sentimos más felices nosotros mismos.

"El sudor humano producido cuando una persona se siente feliz induce un estado similar de felicidad en alguien que huele este olor", dijo el coautor del estudio, Gun Semin, profesor de investigación en el departamento de psicología de la Universidad de Koc, en Estambul, Turquía, y del Instituto Superior de Psicología Aplicada en Lisboa, Portugal.

Los hallazgos aparecen en una edición reciente de la revista Psychological Science.

Los investigadores indicaron que las investigaciones previas ya han demostrado que las emociones negativas, como el miedo o el disgusto, pueden comunicarse a través del olor del sudor.

Para ver si ocurre lo mismo con los sentimientos más felices, el equipo de Semin recogió muestras de sudor de 12 hombres jóvenes después de que cada uno de ellos viera videos diseñados para inducir una serie de emociones, que incluían la felicidad y el miedo. Todos los hombres gozaban de un buen estado de salud, no fumaban ni tomaban drogas, y ninguno bebió alcohol ni consumió alimentos aromáticos ni mantuvo relaciones sexuales durante el periodo de estudio.

A su vez, 36 mujeres igualmente en buen estado de salud, se dedicaron a oler las muestras mientras se monitorizaban sus reacciones. El grupo que debía oler, explicaron los investigadores, se confinó a las mujeres porque éstas normalmente tienen un sentido del olfato mejor que el de los hombres, y además son más sensibles a las señales emocionales.

Después de analizar las expresiones faciales del grupo que olía, el equipo de investigación concluyó que de hecho parecía haber lo que se conoce como "sincronización conductual" entre el estado emocional de una persona que sudaba, el sudor generado, y la reacción de la persona que olía dicho sudor.

En concreto, eso significaba que las caras de las mujeres que olían el "sudor feliz" mostraban una actividad de los músculos faciales que se considera que representa a la felicidad.

Pero el sudor no siempre produjo una respuesta contagiosa en el que lo olía. Por ejemplo, las personas que olieron y que verbalizaron que tuvieron una reacción "agradable" o "intensa" ante una muestra de sudor no manifestaron esas reacciones en sus expresiones faciales.

¿Qué es lo que exactamente hace que el "sudor feliz" sea contagioso?

Semin, que también es profesor de ciencias sociales y de la conducta en la Universidad de Utrecht, en Holanda, reconoció que "no hemos demostrado cuál es la naturaleza de los componentes químicos del sudor".

Pamela Dalton, científica olfativa (del sentido del olfato) del Centro de los Sentidos Químicos Monell, en Filadelfia, dijo que los hallazgos le parecieron "un poco sorprendentes".

Sin embargo, "lo que es interesante en este estudio es que sugiere que una emoción positiva puede comunicarse, lo que en mi opinión es mucho menos importante para la evolución y la conducta humanas que ser capaz de transmitir y reconocer una emoción negativa, como el miedo o el enfado", dijo Dalton.

Por esa razón, Dalton dijo que "esperaría que la capacidad de comunicar una emoción feliz fuera [en realidad] menos potente que la capacidad de transmitir una emoción negativa".

Pero Andreas Keller, investigador asociado de la Universidad de Rockefeller de la ciudad de Nueva York, dijo que los hallazgos del estudio tienen sentido de manera intuitiva.

"Escuchar a personas felices y ver a personas felices nos hace sentirnos más felices", dijo, "de modo que el hecho de que olerlas también nos haría sentir más felices no es tan sorprendente".

Según Keller, el próximo paso "sería averiguar cuál es la diferencia en las sustancias químicas entre el sudor del miedo y el sudor feliz que median en dichos efectos. Esto abriría la puerta al estudio de lo que está pasando a nivel mecánico".